EL ORIGEN DE NUESTRO CACAO

EL CACAO CRECE EN ECUADOR. 

 

En 1830, se declara la fundación del Ecuador. Muchas familias adineradas dedican sus tierras a este producto, en haciendas denominadas Grandes Cacao. Ubicadas preferentemente en Vinces y otros cantones de Los Ríos, se hace una costumbre de alcurnia encargar a terceros la administración de estas haciendas para pasar largas temporadas en Europa. De ahí el mote de París Chiquito.

 

 

La producción se duplica hacia 1880 (15.000 TM), y de ahí se triplica por los ajaos 20 (40.000 TM). Durante la década de 1890, Ecuador es el mayor exportador mundial de cacao. Los primeros bancos del país se crean gracias a la base sólida que ofrece el cacao como motor económico nacional.

 

La década de 1920 es funesta. La aparición y expansión de las enfermedades Monilla y Escoba de la Bruja, reducen la producción al 30%. Sumado eso a la falta de medios de transporte y mercados internacionales como consecuencias de la Primera Guerra Mundial, el cacao y la economía ecuatoriana entran en un periodo de depresión e inestabilidad.

 

En la actualidad, la mayor parte del cacao ecuatoriano corresponde a una mezcla de Nacional y trinitario introducidos después de 1920 por considerarse más resistente a las enfermedades. Sin embargo, el sabor Arriba sigue permaneciendo ya que el Ecuador tiene las condiciones agro-climáticas para el desarrollo del cultivo.

5000 AÑOS DE HISTORIA

Milenario fruto que nace al rededor de la zona equinoccial Ecuatoriana, con fósiles y especies vivas que registran más de 5.000 años de historia. Una de las más reconocidas en el mundo es la variedad Nacional Fino de Aroma, con la cuál elaboramos las barras de chocolates gourmet de mejor calidad en el mercado 

EL FUTURO

Empresas como Leyenda, mantienen la industria en constante desarrollo, es así que nuestro preciado cacao es tratado cuidadosamente desde los procesos de postcosecha hasta convertirla en una barra de chocolate.